miércoles, 4 de mayo de 2011

CLASES DE FARMACOS

Clases de fármacos

La base actual del tratamiento de la Infección por VIH es utilizar fármacos que impidan la acción de las enzimas del VIH. Los más conocidos y disponibles son los que actúan sobre la Transcriptasa y la Proteasa.
También están ya disponibles fármacos que inhiben la fusión del virus y, por tanto, impiden su entrada en la célula, y ya comienzan a utilizarse en combinación con los demás fármacos dentro de las TARGA.
Además, están en fases finales de desarrollo fármacos inhibidores de la Integrasa así como inhibidores del proceso de maduración de las partículas virales.

La vacuna

Hay ensayos sobre más de una decena de tipos distintos de posibles vacunas. Los resultados todavía son preliminares, pero algunas vías son prometedoras, aunque es posible que se tarde todavía mucho tiempo, quizá más de una o dos décadas, para tener una vacuna eficaz.
Y, cuando se consiga, es probable que la vacuna no sea 100% efectiva para todas las personas desde el punto de vista de evitar o prevenir la infección, sino que, más bien, se la utilice, combinada con los fármacos antirretrovirales, para tratar a las personas ya infectadas. Habrá seguramente distintos tipos de vacunas que se aplicarán de maneras diversas antes o durante la infección por VIH.
El desarrollo de la vacuna contra el VIH afronta varios retos. Por un lado, está la variabilidad del virus, que se debe a las numerosas mutaciones que aparecen en su replicación debido a los cambios o "saltos" que se producen cuando actúa la Transcriptasa Inversa "leyendo" el ARN viral para traducirlo a ADN.
Esto hace que una vacuna basada en los principios "clásicos" que conocemos hasta ahora pierda rápidamente eficacia, por lo que hay que explorar vías inéditas para diseñar una que sea eficaz a largo plazo y contra la mayor variedad posible de tipos de VIH.
Por otro lado, el estudio y ensayo clínico de una vacuna requiere de plazos de tiempo mucho más largos que el de los antirretrovirales, y es necesario que varios países cooperen entre sí. Además, la aplicación de la vacuna en seres humanos, sin conocer realmente su eficacia y sus riesgos, plantea dilemas éticos importantes.
Los resultados económicos de este tipo de investigación son mucho más inciertos y los beneficios financieros, de producirse, serían también a largo plazo, y ello después de haber invertido mucho dinero durante mucho tiempo. Esto hace que la financiación privada, y también la pública, sea claramente insuficiente para acelerar su desarrollo.
Es por ello que cada vez son más las iniciativas a nivel internacional, tanto institucionales como de asociaciones y colectivos no gubernamentales, que surgen con el fin de recaudar más fondos para la investigación sobre vacunas

SAIRA JANETH GARCIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada